La Lectura Compartida Padres e Hijos/as

Teatinos La lectura Compartida

La lectura compartida es un método lúdico que introduce a las niñas y los niños en el mundo de los libros. Este método es beneficioso para trabajar tanto la lectura como aspectos emocionales. Cuando los padres leen en voz alta, fluidamente y enfatizando los tonos emocionales, logran captar y mantener la atención de sus hijos, así, estos desarrollan la habilidad de escuchar, aumentando la capacidad de atención y concentración, además de incrementar su sensibilidad estética a través de la valoración de las ilustraciones.

Para llevar a cabo la lectura compartida en casa, tan solo debemos de tener en cuenta las siguientes pautas:

  • Hay que tener en cuenta la edad y el desarrollo lingüístico del niño/a. Debemos adaptar la lectura al nivel del niño/a. Si ya han comenzado el aprendizaje de la lectoescritura sería conveniente que siguieran el texto y las ilustraciones.
  • Aprovechar los momentos de tranquilidad. Incluso se puede crear un espacio destinado a la lectura, y acompañarnos de música instrumental de fondo.
  • Introducir el tema en función, despertando así el interés del niño/a hacia la lectura que va a escuchar o leer.
  • Iremos realizando preguntas sobre lo que va a ocurrir, qué opina de los personajes, cómo piensa que acabará la historia…
  • Leer entonando la lectura, vocalizando correctamente, gesticulando lo máximo posible y crear sensaciones en el niño/a de suspense, alegría o entusiasmo.

Si se practica en casa la lectura compartida desde edades tempranas, se potenciará su estimulación y desarrollo de capacidades cognitivas, lingüísticas y afectivas.

Beneficios a nivel cognitivo: Este tipo de actividad implica que el niño/a represente e interprete el entorno y los acontecimientos narrados, se plantee preguntas, extraiga significados, elabore esquemas mentales y organice la información.

Beneficios a nivel lingüístico: Aumenta el vocabulario y fomenta la integración de estructuras sintácticas más elaboradas.

Beneficios a nivel afectivo: El niño/a asocia la lectura a sensaciones positivas y placenteras, que le ayudan a forjar una personalidad estable, comunicativa y basada en la inteligencia emocional.

 

 

 

 

Facebooktwittergoogle_plus
noviembre 11th, 2015 by